Reconectando con mi hija





15.10.2019



Sesión de conexión y retratos.





Mi hija Roberta se acercó a mi computadora cuando editaba estas fotos.

Su comentario:


"¡Wow! ¡Que linda foto de Pao y su mamá"


Pao es compañera de mi hija en el colegio, ella y su familia son de México. Su mamá me estaba contando que estaba teniendo problemas con el comportamiento de Pao, que su adaptación al venir a Ecuador fue difícil, y que ella, a pesar de pasar tiempo con todos sus hijos, sentía los reclamos de Pao por no pasar suficientemente tiempo con ella.


Esto a mí no me pareció nada extraño, yo a pesar de tener solo una hija, me doy cuenta de que tantas responsabilidades y distracciones que tenemos a veces hacen difícil poder conectar individualmente con las personas que amamos.


Habiendo ya experimentado yo un impacto positivo de tener retratos con mi hija, en el cuarto de ella y en otras partes de la casa, donde estamos disfrutando un rato juntas, le sugerí que hagamos una sesión de fotos.


El objetivo de la sesión sería que ellas pasen un rato solas juntas, haríamos ciertas actividades divertidas, pero además buscaríamos reforzar la conexión entre ellas y que al final podíamos agregar al resto de la familia. Las fotos de la sesión servirían de recordatorio de esa conexión, y le sugerí que las imprima y se las ponga en el cuarto para que ella las vea todo el tiempo.


Estoy muy feliz al decir que quedaron muy contentas con las fotos. Pero lo más importante para mí es que Pao quedó muy contenta con la experiencia ese día, Estas fueron las palabras de su mamá:


"Me encantó tu paciencia para tomar las fotos, la dedicación. Pienso colgarlas en cuarto de los niños y el mío. ¡Pao quedó feliz! Está más tranquila, le encantó ese tiempo juntas ¡y lo valoró!! Hermoso regalo que nos hiciste."





Al final de la sesión Pao y su mamá hicieron un pacto. Ellas se prometieron que antes de perder la paciencia, estarían dispuestas a escucharse y a decir lo que necesitaban de la otra.



¿Quieres recibir más información?