07.18.17



Hoy en día nosotras las mujeres hemos podido aprender mucho sobre lo que significa ser mujer y sobre lo fuertes y determinadas que somos.


Aunque hay mujeres que deciden no tener hijos, el convertirse en madre sigue siendo, a mi parecer, una una de las fases más importantes de ser mujer.


El crear estos hermosos pequeños en nuestro cuerpo sigue siendo para mi cosa de asombro y fue para mi una de las experiencias más hermosas de mi vida. Todo lo que vino después, bueno…digamos que todo tiene sus momentos.


Así pues, ¿por qué he decidido ofrecer estas sesiones? Fácil; me hace feliz.


El año pasado decidí realizar un proyecto de retratos de mujeres amamantando a su hijos en víspera a de la semana de lactancia, que es la primera de agosto. ¡Me encantó! El poder retratar la conexión de diferentes mujeres con sus hijos y conocer sus historias. Algunas llegaron nerviosas, como diciendo "es ahora o nunca” sobrepasando su vergüenza a descubrirse; otras, en cambio, aparecieron con toda la seguridad del mundo de que su decisión valía la pena.





Cuando yo tuve a mi hija no la pude amamantar mucho, ella sufrió de gases y yo siendo primeriza no sabía muchas cosas. Ni siquiera sabía donde buscar guía sobre este tema, por ello me quedé sin leche muy rápido. Algo que hasta el día de hoy lamento es no haberme tomado fotos en esos momentos que aunque fueron pocos fueron muy especiales.


La verdad es que, para muchas mujeres el dar de lactar, aunque increíblemente maravilloso, es una experiencia abrumadora, difícil, incomprendida,agotadora e incluso solitaria. Nuestros cuerpos acaban de pasar por el proceso de crear un ser humano, y luego se convierte en creador de super alimento. Y todo esto mientras atendemos nuestras obligaciones cotidianas.


¿Saben qué? el poder amamantar a un bebé durante un tiempo prolongado es un triunfo y como tal merece celebrarse. ¡Celebrémoslo!



Escríbeme ahora para separar tu sesión y aprovecha el precio especial por la semana de la lactancia.